Últimos días ya de alpargatas casi seguro. Aunque está haciendo bastante bueno, mantengo las alpargatas en el armario de otoño porque casi no está lloviendo así que con unos calcetines finitos me están dando bastante juego. Lo malo si te pilla un chaparrón repentino como me pasó un día… antes de ver las suelas de mis alpargatas totalmente cuarteadas y despelujadas, me fui al coche descalza del todo. No era mucho recorrido y a una ya le jode que te quedes sin alpargatas por un chaparrón… que ¡en Bilbao tenemos muchos!

alpargatas con calcetines