A veces todo queda en familia… y este es el caso. Mi tía Carmen con las uñas en rojo y unas sandalias negras. El contraste es brutal.