Estas son unas sandalias de Moschino que me compré para una boda muy especial y que curiosamente luego las he utilizado otra vez en un momento tan especial como la mía propia. Las compré por internet y me la jugué bastante… no había tenido nunca nada de esta marca y no conocía como tallaban, ni tampoco me había puesto nunca una plataforma tan gruesa en sandalia… Pero tenían un precio muy bueno y decidí cogérmelas y ver a ver qué tal. La verdad es que acerté de lleno y ahora mismo son uno de los zapatos más especiales que tengo en mi armario. Sobra decir el cariño que les tengo. Los de al lado son estos Church´s de los que os hablé en este post, y que prontó subiré más fotos, que lo merecen.

Un abrazo y buena semana!
Ay qué de cosas bonitas!