Y es que tener un blog de zapatos hace que hasta en zapatillas de casa te apetezca inmortalizar momentos 🙂

sweet home