¡Las apariencias engañan! ¡¡¡Eso me ha pasado a mi con estos calcetines!!! Parecen de monte, ¡PERO NO! Son de algún material sintético que al ojo sí hace ese efecto más tradicional que tenían los calcetines de monte antiguamente, pero no lo son, y lo he sufrido en mis carnes! Mejor dicho en las plantas de mis pies. No soy una loca del monte, pero sí que me gusta escaparme de vez en cuando y hacer una caminata, con lo que estos dos días de trekking no tendrían que haber sido un problema para mis pies… Pero según pasaban las horas, como que se recalentaban los calcetines, ¡¡¡y me abrasaban literalmente las platas de los pies!!! He acabado sólo con una ampolla, que no es mucho, pero la sensación ha sido ¡¡horrorosa!!!! No sé si a alguien le ha pasado alguna vez, pero a mi ¡nunca!! Menos mal que todo lo demás lo ha compensado con creces, y ya estoy aquí en el Lago Inle con un desayuno estupendo después de haber dormido ¡12 horas! Jeje A por un nuevo día!! saludoooss
20131205-075255.jpg

20131205-075649.jpg